Documentos de Interés

 
Volver al Blog Inicio Cómo hacerse socio Contacto  

 

TEMAS:

Histórico de actividades

Cambio Climático

El cambio climático, hoy

Una realidad más que evidente. Datos, fuentes y causas. 
Y alguna aproximación a los efectos y sus impactos. 

Resumen de un artículo/reportaje sobre cambio climático publicado en la Revista Esencial. Barcelona, 2001.

Antoni Salamanca
Consultor Ambiental, 
Expert-Reviwer sobre Cambio Climático del IPCC (PNUMA-OMM)
de Naciones Unidas, para el TAR 1999-2001

El sistema climático está determinado por un complejo sistema de variables, que se distorsiona debido a la actividad económica humana no sostenible (fundamentalmente por la emisión de combustibles fósiles y otros gases). Esto provoca un calentamiento global en el que están involucrados, y cada vez de forma más grave, procesos de deforestación y desertización, la desaparición de biodiversidad, el agujero de la capa de ozono, la disminución de agua dulce subterránea y de superficie, etc.

El calentamiento global (y desigual) de la superficie de la Tierra hace que los ciclos naturales de energía, agua, carbono, oxígeno y nitrógeno se alteren. La variación de uno sólo de estos factores produce un efecto en cadena que realimenta daños e impactos ambientales que, a su vez, aceleran el mismo cambio climático. Según distintos estudios, este efecto hace que el 85% de los desastres naturales actuales (exceptuando el vulcanismo y los terremotos) no sean tan “naturales”, en tanto están inducidos por la actividad ecónomica no sostenible, que provoca el calentamiento global, que a su vez acentua el cambio climático y su expresión, los desastres climáticos. Recordemos una vez más que la energía fósil que ha tardado la Tierra en generar durante 1 millón de años, lo consume la humanidad en sólo un año. Sólo este dato ilustra claramente que se quiere decir con insostenible”.

Alteración humana de los ciclos
A estas alturas resulta impresentable y motivo de denuncia seguir preguntándose o propagar dudas (como hacen todavía algunos creadores de opinión e incluso algunos "científicos" situados al margen de los informes oficiales de la ONU, el Convenio de Cambio Climático de Río, 92, el Protocolo de Kyoto, 97 i los informes sobre impactos del IPCC, 1996-97 y 1999-2001) sobre si el cambio climático es una realidad, o si las alteraciones que está provocando la actividad humana en éste, pueden ser consideradas de gravedad.

Los miles de estudios e informes que existen sobre los impactos climáticos no están suficientemente divulgados y se podrían llegar a convertir en el secreto mejor guardado de los gobiernos, para no crear alarma social y no recibir la presión de la opinión pública. 

¿Acaso los resultados de las últimas cumbres para la aprobación del Protocolo de Kyoto hubieran sido los mismos, si durante años se hubiera informado y formado a la población, según recomendaba hacerlo el mismo Convenio sobre Cambio Climático firmado en Río de Janeiro en 1992, en su artículo 3 y 6, y no sólo en relación a las causas, sino también sobre los efectos y las respuestas adecuadas para frenarlo? 
Veamos algunas evidencias:


Evidencias de la alteración


1 Emisiones de dióxido de carbono (CO2)

El 77% de estas emisiones tienen como origen la actividad económica humana no sostenible. Nunca en la historia climática del planeta se había registrado tal cantidad de emisiones como ahora: sólo hay que recordar la cifra de 8.000 millones de Tm. anuales lanzadas a la atmósfera.  Las emisiones empezaron a crecer en 1870 al calor de la revolución industrial y aumentan anualmente un 2% (España es el estado europeo más contaminante, ya que sus emisiones aumentan más de un 3% anual; en los últimos diez años, se ha registrado un aumento del 45%, lo que incumple MUY GRAVEMENTE los acuerdos del Protocolo de Kyoto, que permitian a España aumentar un 15% para el año 2010. De hecho en porcentaje, no en volumen total, que sigue siendo EEUU el más contaminante del mundo, a España le corresponde liderar el ranking mundial de país más incumplidor. Todo lo contrario de Finlandia primer país que no sólo cumple con el protocolo de Kyoto, sino que además ha conseguido bajar aún más (un 7%) lo que tenía estipulado. Un ejemplo de que sí es posible donde hay voluntad política poner medios para un desarrollo sostenible y además preservar un nivel de vida digno, de los más avanzados de Europa.

a) Las previsiones oficiales
Para el año 2100, las previsiones más optimistas señalan un aumento del 60% d emisiones sobre el nivel pre-industrial, un cálculo muy prudente, pues ya se están más que superando los porcentajes para el año 2010 (como ejemplo, si España sigue con la tendencia atual pronto superará los niveles previstos para el 2030). De hecho las previsiones más pesimistas apuntan a un 200%, pues pronto habrá que sumar a países en desarrollo que no se les ha facilitado la ayuda, ni la tecnologia sustitutiva prometida en Río 92, por valor de 600.000 millones de dólares para su desarrollo sostenible. Entre ellos China, India y Brasil.

b) Las fuentes
El 77% de las emisiones de CO2 procede de la quema de combustibles fósiles (transportes -incluido el marítimo y la aviación-, industria, aire acondicionado, calefacción, electrodomésticos, etc...). El 23% restante proviene de la quema o destrucción de biomasa, campos de arroz intensivos, ganadería intensiva, fertilizantes nitrogenados, incineración de residuos, vertederos, etc. y sin contar los incendios (provocados o no, en aumento a lo largo del planeta). 

c)  Consecuencias directas.
Aumento e intensificación del efecto invernadero y del calentamiento global, que se produce de manera desigual: actualmente es de apenas medio grado centígrado en el Ecuador y de 4ºC a 6ºC en algunas zonas de los Polos. 
Al aumentar el deshielo del casquete polar (agua fría y dulce) se está quebrando la corriente cálida del Golfo (caliente y salada), gracias a la cual la Europa atlántica tiene las temperaturas suaves que no tiene la Norteamérica atlántica. Esta paradoja hará que progresivamente se diluian los otoños y primaveras, tanto por el alargamiento del verano (ya documentado) como por la irrupción de inviernos más crudos. Las potentes "borrascas" que asolan constantemente las Islas Británicas, Países Bajos y Escandinavos puede ser el principio de una tendencia en aumento, que también afectará a España, en forma de turbulencias en cuanto ese enfriamiento se encuentre con un Mediterráneo cada vez más caliente.


2 Emisiones de Halocarbonos (Cfc’s)

Tras varios años especulando sobre el impacto de estas emisiones en la estratosfera, se empezaron a tomar medidas tras observar que los agujeros de la capa de ozono aumentaban cada vez más. Este fenómeno se da paralelamente al cambio climático (el calentamiento aumentará más, por cierto, a medida que disminuyen los agujeros, una paradoja perversa…). El inconveniente: aunque estén disminuyendo (s.i.c.), se trata de gases muy agresivos y de larga permanencia (algunos estudios apuntan entre 500 y 1000 años), los datos esperanzadores sobre el futuro, apuntan a una “notable” reducción de los agujeros en unos 50 años... 

a) Las cifras
Que se trata de gases agresivos lo demuestra el nivel de disminución de la capa de ozono: si entre 1970 y 1984 se produjo un 3% de destrucción, en el periodo 1984-1998 se llegó al 14%, y durante las primavera-verano del 1999-2001 (en el hemisferio norte) se alcanzó el 60% en algunos puntos determinados. La destrucción de la capa norte afecta a toda Europa y no sólo al Círculo Polar y países escandinavos, como a veces se hace creer…con tres zonas fluctuantes además de elevada disminución: la que afecta a los Alpes y regiones centroeuropeas; Pirineos y todo el norte de España, así como la del triángulo formado por las Azores, Madeira y Canarias. En cuanto al agujero del Polo Sur, ya afecta a Argentina, Chile, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda, y por tanto más allá del Círculo polar correspondiente.

b) Las fuentes
El 25% de las emisiones de CFC’s corresponden a los aerosoles (muchos de ellos han sido eliminados, pero todavía permanecen en algunos lugares, como en los países en vías de desarrollo). 
El 24% procede de espumas y productos químicos de diferentes tipos. 
Un 17% se debe a los circuitos de refrigeración (de automóviles, frigoríficos, cámaras, etc.). Este porcentaje va en aumento en los países en vías de desarrollo, por no tener la tecnología sustitutiva de la que sí disponen los países desarrollados. 
Un 13% se atribuye a la limpieza de mecanismos eléctricos y electrónicos, y el 21% restante se vincula a otras actividades de limpieza contaminantes (basicamente la nuclear). A ello hay que añadir otro gas descubierto recientemente, el trifluorometil pentafluoruro de azufre (SF5-CF3), que se genera por combinación de elementos en las industrias eléctricas, estaciones eléctricas, térmicas, etc. etc.


3 Emisiones de Óxido nitroso

a) Las fuentes
_ El 37,5% de las emisiones de este óxido se deben a los fertilizantes, en especial a los que se emplean en la agricultura intensiva y químicoindustrial.
_ El 25% se atribuye al consumo de combustibles fósiles.
_ Un 12,5% proviene de la deforestación tropical.
_ El 10% procede del sobrecultivo de tierras.
_ El 10% es causado por los residuos agrícolas.
_ El 5% es producto de la combustión de madera y biomasa. 
(No hace falta decir, que existen diferentes alternativas a los combustibles fósiles, como las energías renovables (eólica y solar fundamentalmente), así como a la agricultura quimicoindustrial: la agricultura ecológica, sostenible y no intensiva.


4 Emisiones de metano

a) Las fuentes
_ El 31% procede de cultivos intensivos de arroz.
_ El 23% de la producción de gas y carbón.
_ El 23% de la digestión de rumiantes.
_ El 11% de vertederos.
_ El 11% de la deforestación tropical.
A todas estas fuentes emisoras de metano hay que añadir los efectos de los embalses, cuya acción contaminante está cada vez más documentada científicamente, y está recogida por los últimos informes de la ONU (PNUMA y GEO 2004).
También habrá que empezar a añadir en un futuro inmediato allí donde se funda el “permafrost” -hielo perenne no sujeto hasta ahora al deshielo anual-, las emisiones que puedan emerger de metano de las bolsas que se encuentran de este gas, bajo el permafrost.


Algunos impactos y efectos del cambio climático
 

En la Agricultura

a) Temperaturas más altas y sequías
Estos dos factores vienen señalándose como efectos del cambio climático a nivel regional y local, junto a episodios de mayores y más numerosas tempestades, con posibilidad de nuevas inundaciones y otros desastres. Las borrascas se van desplazando lentamente hacia el Norte (veamos las recurrentes en Inglaterra o Centroeuropa, con lo que paralelamente el nivel pluviométrico va disminuyendo en el Sur).

b) Contaminación por CO2, ozono troposférico u otras emisiones
Esta contaminación incide cada vez más en campos y cultivos, realimentada por la emisión de combustibles fósiles que genera la misma agricultura intensiva. Las plagas que se expanden debido a las suaves temperaturas y que cada vez se vuelven más resistentes a insecticidas y herbicidas, junto a una mayor presencia de parásitos e insectos producto de la desaparición de especies de pájaros, murciélagos, ranas y sapos... hacen cada vez más vulnerables las cosechas, sobre todo si éstas están sujetas a episodios cada vez más frecuentes de cambios bruscos de temperatura, sequía, inundaciones, heladas (negras o no) y humedad fuera de época con proliferación de hongos y otras especies foráneas. 

c) Efectos de una plaga de la procesionaria del pino fuera de control y ascendiendo de altura año tras año, Pirineo incluído.
Sus consecuencias en nuestros bosques debería preocuparnos y mucho, y no sólo por sus efectos en la deforestación, sino por cómo afecta al aumento de las alergias. Y todo ello aderezado con un aumento de la evapotranspiración -y por tanto de humedad en la ribera norte mediterránea-, que favorece la aparición de hongos y parásitos en campos y cultivos, que a su vez provoca el aumento de insecticidas y fungicidas, y la contaminación de acuíferos subterráneos.


En la salud

a) Aumento de la población alérgica y asmática, provocado no sólo por una prematura polinización, por adelanto de la primavera (la combinación con contaminación por ozono troposférico y de gases y humos del tráfico tiene efecto multiplicador). 

b) Incremento de la incidencia de los canceres de piel provocados por el exceso de radiación (solar) ultravioleta por encima de los niveles considerados “peligrosos” para la salud.

c) Aumento de los casos de reuma y artrosis, por episodios frecuentes de humedad, nieblas, etc.

d) Emergencia de enfermedades raras y desconocidas, e incidencia creciente de nuevas enfermedades infecciosas, junto a la reaparición de algunas ya desaparecidas y al crecimiento de enfermedades autoinmunes (como consecuencia del aumento de radiación ultravioleta provocada por los agujeros en la capa de ozono, y/o por la progresiva resistencia a los antibióticos y vacunas). 

e) Aumento de enfermedades pulmonares, sobre todo en gente mayor, ante golpes de calor o temperaturas anormalmente altas por las noches. Registro de más casos de ahogos, infartos y problemas respiratorios. Tengamos en cuenta que son mucho más peligrosas para la salud, las mínimas nocturnas “tropicales”(de +28º) en nuestro entorno cada vez más frecuentes, que máximas diurnas de +36º. Atención, eso sí, a las olas de calor que superan los 40,6º, pues es el lindar favorable a ahogos e infartos, como se vio recientemente en la ola de calor de hace dos años en Catalunya y Francia.
 

Algunos de los ejemplos más representativos a escala mundial, de estas consecuencias son:

a) La exensión de la malaria en Ruanda, sin precedentes en tierras altas.
b) El crecimiento del dengue a alturas mayores que nunca en las montañas de México, América Central y Colombia.
c) El aumento de los casos de cólera en las costas peruanas, como consecuencia de las condiciones creadas por El Niño.
d) La aparición de un vector del dengue más robusto transportado por el mosquito "tigre asiático" en el sureste de EE.UU.
e) La expansión del Èbola y buruli en el centro de Africa.
f) La aparición del virus del Nilo en Nueva York.

Si persiste el calentamiento del Mediterráneo a la velocidad en la que se está produciendo, y sus niveles de salinidad, fitoplancton y plancton continuan creciendo, las posibilidades ya apuntadas en algunos estudios de que enfermedades como el cólera y la malaria aparezcan en el sur de Europa deben hacernos reflexionar seriamente. Paralelamente al aumento de factores inductores de enfermedades no asociadas al cambio climático (como legionella y escherichia colli) muy recurrentes estos últimos años en varias localidades cercanas al mar, en Galicia, Alicante, Valencia, Barcelona, Tarragona o Mallorca, debe hacernos pensar en las consecuencias negativas del ambiente en nuestra salud. 
O la reciente aparición en diferentes localidades del Vallés, de una especie de mosquito asiático, que según diferentes estudios (UAB, febrero 2005) puede extenderse por toda Catalunya


Ambientales

a) Contaminación y emisiones de lluvia ácida
Esta es una de las consecuencias del cambio, además de la contaminación de las aguas, las alteraciones en el agua de mar (más salada, más caliente y con exceso de nutrientes) o la disminución y desaparición de ecosistemas marinos y especies de peces y crustáceos, que afecta a pesquerías y al consumo alimentario. 

b) Sequía, desertización...
La deforestación, sequía, desaparición de especies (amfibios e insectos afectados por el aumento de las temperaturas medias), mutació genética (ya iniciada en algunos insectos) de aquellas especies que sí van a sobrevivir... son otros de sus efectos. 

c) Progresiva desaparición de glaciares, lagos y heleros
Estos factores, así como la reducción de lagos, de zonas innivadas y del caudal ecológico de ríos... debe preocuparnos, pues representa la disminución de agua dulce, tanto para el consumo humano como el destinado a los regadíos, acuíferos, etc. 

d) Crecientes impactos en las industrias
Este impacto también es más patente en compañías eléctricas, navieras, de seguros, etc., debido a factores meteorológicos y climáticos extremos (y  también a una débil infraestuctura en prevención de riesgos).

e) Pérdida de cosechas 
En España se contabiliza la pérdida de cerca de 250.000 millones de Pts. en 1998 y 450.000 en 1999, atribuidas a cereales, frutales, campos, etc. En otros países incluso ha llegado a afectar a condados, comarcas o regiones enteras, como México, la India o el Cuerno de Africa, incluso los mismos EEUU

f)  Cambios climatológicos
Entre ellos destacan los vientos huracanados cada vez de mayor intensidad, el aumento del nivel del mar y oleaje peligroso; los puntos de ignición natural cada vez más frecuentes (aumento de incendios forestales); la sobrecarga en las líneas eléctricas (por mucho frío o calor); las rupturas de la cadena del frío (con lo que representa para la conservación de alimentos y la seguridad alimentaria) o el aumento y mayor potencia de las descargas eléctricas en las tormentas.
 


Fuentes: 
IPCC de Nacions Unidas, WorldWatch Inst., World Resources Inst., PNUMA y Global Environmental Outlook 2003, Projectes europeus TARGET y ULYSSES, Creu Roja Internacional, Greenpeace, Green Cross International, NASA, NOOA, UE, Christian Aid i elaboració propia.

SUBIR