Documentos de Interés

 
Volver al Blog Inicio Cómo hacerse socio Contacto  

 

TEMAS:

Histórico de actividades

¿Desmontar el SIDA?

 

Ante el 1-Diciembre-2009   DÍA MUNDIAL DEL SIDA

 

Reconocimiento implícito mundial de que la versión oficial del SIDA es falsa

 

SILENCIO EN EL 25 ANIVERSARIO

DE LA INVENCIÓN DEL VIH/SIDA

 

¿Por qué Science y otras revistas científicas de referencia[1],

OMS, ONUSIDA, Gobiernos, Ministerios de Sanidad, Facultades, Hospitales, comités ‘anti-SIDA’, MM.CC.,

artistas que ‘combaten el SIDA’, y todo el establishment del SIDA,

 

han callado (casi) unánimemente con motivo de los 25 años

 

de la supuesta demostración en 1984 de que “el VIH causa el SIDA”?

 

El 23 de abril de 1984 tuvo lugar en Washington la rueda de prensa donde el Dr. Robert Gallo, junto a la Ministra de Sanidad de los USA, Margaret Heckler, anunció al mundo que “había sido encontrado el virus que puede causar el SIDA”. Había comenzado la época de la ciencia oficial basada en conferencias de prensa. Once días después, el 4 de mayo de 1984, la revista Science publicó los cuatro textos (uno principal y tres complementarios) del equipo del Dr. Gallo considerados “los artículos científicos de referencia que demuestran que el VIH causa el SIDA”. Lógicamente, estos artículos ya fueron leídos llevando puestas las gafas “ha sido encontrado el virus del SIDA”.

 

Oficialmente se considera que este “descubrimiento” fue “una gran victoria de la ciencia” que, con los años, ha permitido “convertir el SIDA (supuestamente) en una enfermedad crónica”, “terminar con la (supuesta) epidemia de SIDA en los países donde hay dinero para pagar los antivirales” y abrir “un camino de (supuesta) esperanza solidaria para el resto”. Luego hace siete meses se cumplieron los 25 años de lo que fue presentado como “un decisivo avance científico-médico que trajo grandes beneficios a la humanidad”.

 

Pues bien, lector, ¿recuerda haber visto, escuchado o leído algo al respecto, fuese sobre todo en los mismos meses de abril o mayo, o incluso en los posteriores hasta el día de hoy?

 

Si su respuesta es negativa, no se extrañe en absoluto: su contestación aumenta ligeramente el 99-y-mucho por ciento que el “NO” está cosechando en la encuesta informal que efectúo cada vez que tengo ocasión. Si su respuesta fuese positiva, le ruego haga un esfuerzo complementario por precisar dónde fue, pues una persona me comentó que le extrañó ver la noticia en pequeñito y en una página muy interior de un importante periódico…

 

Parece, pues, que tanto los medios de comunicación españoles como todas las entidades –gubernamentales o no- que proliferan en torno a lo que se llama “la lucha contra el SIDA”, han pasado de puntillas sobre lo que parece debería haber sido una importante efemérides a conmemorar. Y con lo mismo me he encontrado en México, donde recientemente he podido hacer la pregunta a unas 875 personas a lo largo de diez eventos en cuatro ciudades.

 

Pero, ¿y las revistas científicas? La pauta la ha marcado la propia Science. Sus números anterior, del 1 de mayo (de 2009), y posterior, del 8 de mayo, al “histórico” 4 de mayo (de 1984) no contienen mención alguna del Dr. Gallo y su famoso “VIH = SIDA”. Y el mismo silencio recorre todos los números de abril y los restantes de mayo. ¿Curioso, no? En vez de enorgullecerse de haber tenido hace 25 años la primicia en dar a conocer al mundo “la conquista científica que abría la vía a la solución del drama SIDA”, los actuales editores de Science callan como… ¿qué?

 

Lector: antes de darle una posible explicación de esta inesperada conducta –yo mismo temía que el establishment del SIDA aprovecharía intensamente este 25 aniversario para reforzar la versión oficial-, le ruego que estos días próximos en que (seguramente) van a bombardearnos con el ‘Día (para la extensión) Mundial del SIDA’, pregunte

a los defensores del ‘VIH/SIDA’ si tienen una explicación para darle. Transmítamela, por favor, si le dan alguna.

He aquí la mía y la que me parece más probable: el 30 de junio de 2008 la veterana periodista Janine Roberts hizo públicos por primera vez en su libro Fear of the invisible tres documentos que demuestran -creo que de manera irrefutable… y sería interesantísimo que algún oficialista, empezando por el propio Dr. Gallo, intentase refutarlos- que el Dr. Gallo hizo fraude científico. Para situar estos tres documentos, hay que tener presente que los artículos aparecidos en Science el 4 de mayo de 1984 salieron del despacho del Dr. Gallo el 30 de marzo anterior (es decir, solamente 35 días antes, lo cual indica que había un acuerdo previo entre la dirección de Science y el Dr. Gallo).

 

1) El Documento Popovic es el borrador del artículo principal publicado por el Dr. Gallo en Science. El Dr. Popovic era el jefe del laboratorio de investigación del Dr. Gallo y fue quien hizo los experimentos considerados decisivos. Escribe en página 4: “A pesar de todos los esfuerzos investigativos, el agente causal del SIDA todavía no ha podido ser identificado”. El Dr. Gallo tachará esta esclarecedora frase (y efectuará muchísimos otros cambios). Esta manipulación crucial debió efectuarse alrededor del 22 de marzo. Y un mes más tarde, el 23 de abril, junto a la Ministra USA de Sanidad, anuncia al mundo que “ha descubierto un virus que es la probable causa del SIDA”.

 

2) El Documento Gonda es una carta de diez líneas. El 26 de marzo salió del despacho del Dr. Matthew A. Gonda, director del Laboratorio de Microscopía Electrónica. El Dr. Gallo le había hecho enviar muestras de sus cultivos celulares, que supuestamente contenían virus HTLV-III, para que se hiciese las correspondientes imágenes por microscopio electrónico a fin de adjuntarlas para ilustrar los artículos en Science. El 27 de es la fecha de entrada al despacho del Dr. Gallo. El Dr. Gonda concluye: “Insisto, estas vesículas pueden ser encontradas en cualquier precipitado celular. No creo que ninguna de las partículas fotografiadas sea HTLV I, II ó III’. Pues bien, el Dr. Gallo prescinde de la misiva del Dr. Gonda e incluso debió utilizar alguna de sus imágenes sin virus puesto que la nota 17 del segundo artículo en Science dice ‘Agradecemos a M. Gonda por la microscopía electrónica’.

 

3) El Documento Minowada es una carta de 25 líneas firmada por el propio Dr. Gallo. Fechada el 29 de marzo, acaba así: ‘Finalmente, ahora sabemos que hay muchas variantes de HTLV-I. Creemos que la causa del SIDA es una variante mucho más citopática’. Muestra, pues, que estaban en plena búsqueda hipotética, no que ya hubiesen encontrado ‘la probable causa del SIDA’. Es más, indica que no tenían nada concreto justo el día antes de remitir los que pasarán a ser “artículos de referencia” a Science.

 

El uno de diciembre del año pasado, 37 investigadores senior (es decir, veteranos) de 14 países dirigieron una carta al Editor Jefe de Science, Bruce Alberts. Apoyándose en los tres documentos aquí resumidos, le piden que Science retire los artículos del Dr. Gallo publicados en 1984 una vez demostrado que son un fraude. Su carta concluye: ‘Para la credibilidad de la investigación científica, es vital que sean retirados los artículos que se demuestre que son defectuosos o que están falsificados. Debido a que ahora existen documentos públicos demostrando que los artículos de Gallo sacan conclusiones injustificadas, su retirada de Science es muy importante para mantener la integridad científica. Los futuros investigadores deben también entender que no pueden basar sus declaraciones sobre VIH y SIDA en los artículos de 1984 de Gallo, y todos los autores de artículos que previamente se basaron en este conjunto de cuatro artículos, deberían tener la oportunidad de considerar si sus propias conclusiones resultan debilitadas por estas revelaciones’.

 

Por ahora, no ha habido respuesta explícita. Pero considero que el silencio de Science es un reconocimiento implícito, una confesión tácita. Sería un paso cualitativo enorme lograr que Science retirase el fraude en que se sustenta todo el VIH/SIDA. Invito a escribir a Science a toda persona que comparta estas conclusiones, sobre todo si tiene el título académico de Doctor. La dirección de Science tiene ahora la oportunidad de limpiar su negligencia, que ha causado 25 años de terror, marginación, envenenamiento, degeneración física y anímica, y muerte.

 

Conseguir DESMONTAR EL SIDA puede estar mucho más cerca de lo que se pueda suponer. Millones (aunque, afortunadamente, menos de los que nos dicen) de víctimas directas y toda la humanidad se liberarían del primer dogma mundial de terror basado en la ficción VIH/SIDA construida sobre el fraude científico cometido por el Dr. Gallo y avalado por quienes previamente habían inventado en 1981el montaje SIDA, para el que necesitaban una supuesta causa con apariencia científica. El veterano exmarine, expolicía y exdetective privado Clark Baker ha hecho una aportación decisiva a la actividad para acabar con el SIDA cuando ha trasladado el problema-y-la-solución del SIDA desde el campo científico-médico directamente al campo delictivo-criminal.

 

El silencio generalizado en torno a la conmemoración de los 25 años del fraude VIH/SIDA refleja que muchas personas y entidades de todo tipo saben o intuyen que el SIDA es una realidad totalmente distinta a lo que afirma la versión oficial. La concesión del Premio Nobel al disidente Dr. Luc Montagnier pero no al Dr. Gallo es un reflejo de esta situación. La actividad para desmontar el SIDA liberará mucha fuerza vital y será un importante factor de mejora de la medicina, de la ciencia y de la sociedad occidentales modernas.

 

Barcelona, 24-11-2009           

Lluís Botinas lluisbotinas@yahoo.es, presidente de Plural-21 http://plural-21.org


 

[1] “Salvo error u omisión”, tampoco han celebrado los 25 años Nature, The Lancet, JAMA, BMJ, NEJM y PNAS.