Documentos de Interés

 
Volver al Blog Inicio Cómo hacerse socio Contacto  

 

TEMAS:

Histórico de actividades

Embarazo y Nacimiento

Carta abierta al ginecólogo del siglo XXI

Consuelo Ruiz Vélez-Frías

Estimado Doctor:

Ante todo, disculpe, por favor, la osadía de enviarle esta carta. Soy una anciana hemipléjica y enferma esperando, de un día a otro, la muerte, y no puedo por menos de comunicarle una experiencia mía con el deseo de que haga la prueba que le propongo y de que le resulte positiva.

Hace muchos años, exactamente en 1945, tuve que sacar el título de practicante en medicina para poner inyecciones a mi única hija enferma porque no podía pagar a uno que lo hiciera. Para poder presentarme a examen en la Facultad de Medicina de Madrid, tuve que obtener un certificado de Prácticas de Obstetricia en la antigua Maternidad Provincial de Madrid.

Yo tenía del parto una idea muy diferente porque, cuando iba a nacer mi hermano, mi madre me había explicado el embarazo y el parto de la manera más verídica y sensata que tal cosa se puede explicar. En la niñez, mi hermana y yo nos divertíamos viendo parir a la gata; más tarde, ya a punto de cumplir dieciséis años, vi parir a la madrastra mientras mi padre iba en busca de la comadrona, y tanto la gata como la madrastra parieron sin dar muestras de dolor.

No tuve ocasión de presenciar más partos. Solamente tuve una hija, y su nacimiento fue por intervención cesárea a causa de estenosis pélvica, con lo que me quedé sin saber lo que era realmente un parto. A consecuencia de mi ignorancia, lo que vi y aprendí en la Maternidad me sumió en una gran confusión, y decidí hacerme comadrona para poder estudiar concienzudamente el parto, tratando de descubrir por qué dolía la última fase (únicamente aquella) cuando las demás fases del largo y complicado proceso de la reproducción vivípara son siempre indoloras, y también lo son las demás funciones fisiológicas si se ejecutan por un organismo sano y normal.

Desde 1945 llevo estudiando esta cuestión. Gané, por oposición, una plaza como matrona de la Beneficencia Municipal de Madrid, sin más meta que la de poder estudiar el parto en toda su profundidad. Viajé cuanto pude a Congresos y Cursos con la misma intención, y trabajé como comadrona no sólo en España, aprendiendo siempre algo de cada parto que asistía o presenciaba, comprobando en la práctica lo que leía en los libros. 

En 1955 tuve ocasión de asistir a un curso en París sobre “La Psicoprofilaxis del Dolor en el Parto”, que daban los doctores Lamaze, Velay y Bourrel.
En ese curso se afirmaba que las contracciones uterinas dolían debido a la existencia de un reflejo condicionado negativo que, además del dolor, provoca miedo y resistencia a la función por parte de la mujer.

Esta explicación del dolor en el parto me pareció mucho más admisible que la bíblica, y quise comprobar si era verdad. Yo ya había observado, antes del curso, que el talante y la educación de la embarazada tenían una gran influencia en el desarrollo del parto. Desde 1955 empecé a practicar una preparación que consiste en enseñar a las embarazadas en qué consiste el embarazo y el parto, y comparándolo con otras funciones fisiológicas para intentar que la mujer lo admita como lo que verdaderamente es, así como instruirlas sobre la parte activa y voluntaria que deben asumir tanto en el embarazo como en el parto,.

Esta preparación fue rechazada argumentando que el descubridor de la formación en el córtex cerebral de reflejos condicionados fue un fisiólogo ruso a quién le fue concedido, por ello, el premio Nóbel en 1904, y que los españoles no querían de los rusos ni el parto sin dolor.

Yo no sé cuales fueron los verdaderos motivos del rechazo, pero sí sé que me costó tener que salir de España porque me expulsaron de todos los puestos de trabajo en los que había sido asumida "a dedo", que eran todos menos el del Ayuntamiento, cuyo sueldo no bastaba para cubrir mis necesidades.

En cuanto pude, regresé a España e intenté volver a trabajar como matrona, sin poderlo conseguir más que en la plaza que tenía por oposición. Pero en los años de exilio había aprendido idiomas, y ello me sirvió para ganarme la vida como secretaria, y seguir preparando embarazadas y asistiendo partos como distracción, sin cobrar nada.

En 1976, en la nueva Maternidad Provincial de Madrid, dotada de todos los adelantos modernos, se celebró un "Cursillo de actualización obstétrica para matronas" en el cual, llena de ilusión, me apresuré a inscribirme y en el que intenté, en vano, hacer razonar a profesores y alumnas de que lo que se intentaba era un disparate en todos los sentidos.

Tan antiguas como el parto son la respiración, la digestión y la circulación de la sangre, y a nadie en su sano juicio se le ocurre "dirigirlas" cuando funcionan normalmente. De lo que la ciencia médica se ocupa es de reconducirlas a la normalidad si ésta está alterada.

Durante aquel cursillo me pellizcaba los muslos para cerciorarme de que no era una pesadilla, de que estaba despierta. El doctor Caballero Gordo, a quien había conocido muchos años atrás en la Maternidad de Mesón de Paredes, estaba presentando el "Parto Dirigido en sustitución del parto normal".

Después de aquel curso y hasta la fecha, el "Parto dirigido" se ha impuesto en los hospitales. Yo he seguido y sigo preparando psicológicamente a embarazadas, de las que una exigua minoría se decide a dar a luz en sus casas considerando el parto como una función normal. Pero la mayoría tiene miedo y acaba por ir al hospital, donde el trabajo que hice preparándolas se desploma como un castillo de naipes. Quisiera que algún obstetra se atreviera a probar un sistema de asistir partos que me ha dado muy buenos resultados durante muchos años y de los que puedo presentarle testimonios recientes. Consiste en concienciar a la mujer de que el parto es una función fisiológica exenta de peligro, dejar que el parto empiece por sí solo y que se desarrolle a su ritmo, respetando sus fases de descanso entre períodos, sin impaciencia porque termine.

El único artificio que yo empleaba en el parto era el estetoscopio de Pinard, y éste me bastaba para seguir con toda eficacia el desarrollo del parto, sin necesidad de tactos vaginales, muy dolorosos para la mujer y no completamente exentos de peligro. 

Aprendí la evolución del parto en buenos y detallados Tratados de Obstetricia. Comprobé que lo que decían era verdad, que en el organismo existe un ritmo, un programa, un proyecto a desarrollar, por una fuerza calculada al milímetro y al segundo, y que no hay más que dejarla actuar, que con cualquier intervención lo único que se consigue es perturbar el ritmo natural de la función. Aprendí que la colocación del feto, imprescindible para su salida, y la dilatación del cérvix, si no se interfiere, suelen ser simultáneas, y el estetoscopio me servía no sólo para controlar el ritmo cardiaco del feto sino también su cambio de posición con respecto al abdomen materno, debido a los movimientos de rotación del feto y al descenso de la presentación a los diversos planos de la pelvis. 

Nunca presté atención a las dimensiones de la dilatación cervical; no tienen la importancia que se les suele dar. El verdadero problema en el parto consiste en la adaptación del feto al canal pélvico de la madre, que se suele hacer despacio y felizmente, a menos que la actitud de la parturiente, su miedo, su impaciencia, su falta de confianza en sí misma y en quién la asiste, no desencadene una anormal resistencia que impida el desarrollo de la función.

Nunca tuve necesidad de plantearme si la dilatación estaba completa o no, porque cuando ello ocurre, los signos que lo avisan son tan claros, tan convincentes -entre ellos, la formación del canal blando del parto- que no hay el menor peligro de que la cabeza fetal se desprenda de repente. El parto se efectúa siempre despacio, lenta y suavemente. Tengo la suficiente experiencia como para asegurar que es así.

Quisiera que los obstetras del Siglo XXI probaran a ver si la mujer sana e informada es capaz de parir con la misma tranquilidad y eficacia que ejecuta las demás funciones fisiológicas. Por probar, nada se pierde. No se trata más que de tener paciencia y confianza en que la Naturaleza es capaz de cumplir su cometido sin necesidad de ser reemplazada. La mujer del Siglo XXI, a la que tanto se la consiente en otros terrenos, merece que se la deje parir, que se la consienta cumplir una función normal porque la creo verdaderamente capaz de ello. No se trata de volver a tiempos pasados, ya lejanos. Ahora la mujer sabe hacer muchas cosas para las que no se la creía capacitada; en el tiempo actual, la mujer debe saber parir, como sabe hacer la digestión, sin ayudas.

No quisiera haberle ofendido con esta carta. He dedicado mi vida a estudiar el parto.   Creo que sé muy bien en qué consiste, y este conocimiento mío no quiero llevármelo a la tumba mientras las mujeres y los fetos sufren una enfermedad artificial, una forma de parir peor de la que la Naturaleza les había preparado.

Consuelo Ruiz Vélez-Frías (España) es Matrona Jubilada de la Beneficencia Municipal. 
Pionera de la Preparación Psicoprofiláctica del Dolor en el Parto (autora del primer libro publicado en España sobre este tema). 
Presidenta Honoraria de la ASOCIACIÓN NACER EN CASA

SUBIR